• La participación significativa de las familias parte de la idea que los padres, maestros y personas de la comunidad comparten la responsabilidad por el desarrollo académico, físico, social, emocional y conductual de los niños.
  • La participación de las familias se fomenta a través de un proceso bien considerado que se realiza en toda la escuela.
  • Cuando las familias participan en la escuela, los adultos adquieren el poder de apoyar el crecimiento de los estudiantes junto con el personal escolar, pueden tratar cualquier barrera a la instrucción y aseguran la preparación de los niños para los estudios superiores y el trabajo.
  • Ante todo, los sistemas, las reglas y las prácticas de participación familiar que resultan más exitosos toman en cuenta la diversidad de la comunidad escolar, con su riqueza de idiomas, culturas y experiencias. También son sensibles a las necesidades de los estudiantes y sus familias.

Referencia

Henderson, A. T., & Mapp, K. L. (2002). A new wave of evidence: The impact of school, family, and community connections on student achievement. Austin, TX: National Center for Family and Community Connections with Schools.

Facebooktwitterpinterestmail